PERSONAL

Research Without Walls

Members of the research community have now a way of pledging to assist only for congresses and journals that make their publications available on the web for free. Researches from institutions like Google, Microsoft and important universities have already subscribed.

‘Investigación sin paredes’, en español.

When you enter the academic world, you realize of one surprising thing: it’s a rather opaque world. In fact, many of the most prestigious journals make their publications only available to subscripters, so the only part that is available on the web for free are their abstracts.

So in the era of Internet and free access to information, scientific knowledge obtained through research (which should be the paradigm of free access to knowledge) depends mostly on an previous outlay.

At least until now. The Research Without Walls movement allows the research community to pledge to assist in the peer review process only for conferences and journals that make their accepted publications available to the public for free via the web.

Pledge form at 'Research Without Walls' 

Right now, the number of subscribers is not very large, but the list of institutions they belong to is pretty impressive: Google, Microsoft, Berkeley University, etc. And their prestige is important, since the reputation of conferences and journals is mostly determined by the researches that assist in them. The fact that they refuse to collaborate with closed-access publications may be a great boost to the free access to academic contents on the web.

Investigación sin paredes (Research Without Walls)

Los miembros de la comunidad científica pueden comprometerse ya a participar únicamente en congresos y publicaciones que ofrezcan sus artículos de modo gratuito en la red. Investigadores de organizaciones como Google, Microsoft o universidades de prestigio ya lo han hecho.

Research Without Walls (in English).

Una de las cosas que sorprende al introducirse en el mundo de la investigación académica es que se trata de un mundo bastante opaco; de hecho, la mayoría de las publicaciones más prestigiosas (journals) publican sus artículos bajo subscripción, de modo que lo único que está disponible en Internet de manera gratuita suele ser el resumen (abstract) de los artículos.

Así es; en la época de Internet y del acceso libre a la información, el conocimiento científico obtenido mediante investigación, que debería ser el paradigma del libre acceso al conocimiento, está en gran parte condicionado a un desembolso económico.

Al menos hasta ahora; una iniciativa que tiene el nombre de Research Without Walls (“investigación sin paredes”) permite a los miembros de la comunidad académica comprometerse a participar en el proceso de revisión única y exclusivamente en los congresos, journals y otras publicaciones académicas que ofrezcan sus artículos de modo gratuito en la red.

Formulario de compromiso de 'Research Without Walls' 

El compromiso dice algo así:

A fecha 1/20/2012, participaré en el proceso de revisión (como revisor, miembro del comité, responsable, editor, etc.) únicamente en las conferencias, journals y otras publicaciones que publiquen gratuitamente en la web todos los artículos aceptados.

De momento el número de afiliados no es muy grande, pero la lista de instituciones a la que pertenecen es para tener en cuenta: Google, Microsoft, la Universidad de Berkeley, etc. Y su prestigio es importante, ya que la reputación de las conferencias y los journals viene, en gran medida, de los investigadores que colaboran con ellas. El hecho de que estos se nieguen a colaborar en publicaciones de acceso restringido puede suponer un impulso muy importante para la publicación libre de contenidos académicos en la red.

METAeuFORiAS: Un sitio web es como un restaurante

Un artículo que compara los elementos de un sitio web (contenido, UX, diseño) con los que serían sus equivalentes en un restaurante.

Esa es la analogía que hacía el artículo Your Website – The Restaurant Analogy hace algunas semanas. El punto de partida es que las primeras páginas de resultados de Google son como esas esquinas tan bien situadas en la que todos los restaurantes quieren instalarse (lo que se conoce como SEO en el mundo de web). Y la metáfora se puede llevar más allá…

Ordenador dispuesto para la cena

Seguir leyendo en METAeuFORiAS…

Heurísticas de usabilidad psicológicas (artículo en UX Magazine)

Sobre la publicación, en una conocida revista online, de un artículo proponiendo heurísticas de usabilidad basadas en la investigación psicológica.

La popular revista online UX Magazine ha publicado un artículo mío sobre heurísticas de usabilidad psicológicas. El artículo es una adaptación de una entrada reciente de este blog, y ha sido una alegría triple: por la publicación en sí, porque ha sido por iniciativa de la propia revista, y porque es señal de que puede merecer la pena el esfuerzo de escribir en inglés (cosa que empezaba a dudar).

Psychological Usability Heuristics (UX Magazine)

Publicación del artículo en UX Magazine 

Sobre el artículo

Para los que no hayan leído el artículo (o tengan alguna dificultad con el inglés), en él se propone tomar como referencia una lista de hallazgos psicológicos relacionados con el diseño de interfaces recopilados por Susan Weinschenk, y convertirlos en principios que pueden ser utilizados a la hora de realizar evaluaciones heurísticas de usabilidad. Se incluye también una hoja de cálculo que facilitaría su uso en evaluaciones reales.

Sobre la adaptación española de Cheers

Crear una nueva versión de un clásico es arriesgado, peligroso, y a menudo tiene como consecuencia que nos hagamos una pregunta: ¿era necesario?

Me entero de que anoche se estrenó una adaptación de una de las mejores comedias que servidor ha tenido la ocasión de disfrutar en televisión: Cheers. No tuve el gusto la oportunidad de sufrirla verla, pero las críticas parecen confirmar lo que podíamos esperar:

Charlton Heston grita '¡Maniáticos! ¡Lo habéis destruido!' al ver la adaptación. 

Las comparaciones son odiosas, pero en este caso, además, son aplastantes:

Tecnología al servicio del usuario. Y un simio.

Una película recién estrenada demuestra que la tecnología suele dar sus mejores resultados cuando se convierte en un factor que mejora la experiencia de usuario, y no cuando se convierte en la principal protagonista.

Hace poco he tenido ocasión de disfrutar de la película “El origen del planeta de los simios“; y digo “disfrutar” porque la película es una agradable sorpresa en un verano normalmente caracterizado por títulos dirigidos al público infantil, y salas de cine dirigidas al público acostumbrado a la climatología polar.

Algunas de las críticas destacan de ella sus efectos especiales, pero el mérito de la película es que estos se integran naturalmente dentro de la historia y la complementan; es decir, la tecnología está al servicio de la historia o, casi podríamos decir, de la experiencia del usuario, y no al revés como ocurre con algunos títulos que seguramente todos tenemos en mente; deberían tomar nota muchos desarrolladores de interfaces de usuario, y especialmente, de páginas web.

De hecho, la primera mitad de la película resulta más interesante que la segunda, en la que toman mayor protagonismo las escenas de acción; con todo, esa segunda mitad más comercial no consigue estropear el conjunto, cosa que sí ocurre en otros remakes como La Guerra de los Mundos o Soy Leyenda.

Fotograma de la película

Desde que empezaron a tomar protagonismo los efectos digitales en el cine y, especialmente, los actores virtuales, nos hemos preguntado en qué momento estos superarían a sus homólogos de carne y hueso. Pues bien, parece que el momento ha llegado, si bien es cierto que en este caso el protagonista digital no es humano sino un chimpancé (de nombre César) que, gracias a una tecnología bien utilizada, consigue una interpretación emocionante que destaca por encima de la de los protagonistas humanos.

Además, los guiños a la película a la que preceden son sutiles: el protagonista jugando con una pequeña réplica de la Estatua de la Libertad; una televisión en segundo plano que está mostrando el lanzamiento de la misión espacial en la que viajan los protagonistas de la primera película; etc. Es posible incluso que los responsables del título de la película (y de los tráilers) le haya hecho un flaco favor al querer “vender” algo que la película no es: el que resulte ser el origen del Planeta de los Simios no es el interés principal de la historia, sino un detalle casi anecdótico.

Así que, independientemente de que seas un fan o no de la película original, o de los efectos digitales, te recomiendo que la veas porque es una historia que merece la pena por sí misma. Ahora sólo cabe preguntarse: ¿veremos algún día a un actor digital nominado para un Oscar? 

Más allá del cuchillo de palo (artículo sobre DCU en Interacción 2010)

“En el presente trabajo constatamos la necesidad de disponer de herramientas que integren diferentes técnicas de ingeniería de usabilidad para mejorar su efectividad, y posteriormente presentamos un prototipo de un desarrollo en ese sentido que ha sido utilizado en proyectos reales y que representa un primer paso para la elaboración de herramientas más completas”.

Aquí tenéis el contenido de la presentación y el artículo (escrito junto a dos profesoras de la UdL) sobre una herramienta para Diseño Centrado en el Usuario (DCU) con que participé en el pasado congreso Interacción 2010 en Valencia.

“Más allá del cuchillo de palo: hacia una herramienta integrada para un verdadero diseño centrado en el usuario”

artículo (PDF, 525 KB)

presentación (PDF, 845 KB)

(more…)

“No somos buenos diseñando”

Es una de las conclusiones del autor de “El Cisne Negro” que puede aplicarse también al mundo del diseño de interfaces.

Lo afirma Nassim Taleb en esta entrevista (a partir del minuto 4):

En su libro más popular, “El Cisne Negro” (nada que ver con la reciente película), Taleb expone que muchas disciplinas supuestamente científicas como la sociología, la meteorología, la política y, especialmente, la economía, son tan complejas y se ven tan tremendamente afectadas por acontecimientos puntuales imposibles de prever (los “cisnes negros”), que pretender hacer predicciones válidas en la mayoría de casos es totalmente inútil. Y lo peor es que ni siquiera somos conscientes de lo malos que somos haciendo predicciones.

Por supuesto, Taleb no se refiere específicamente al mundo del diseño de interfaces, pero es inevitable llegar a la misma conclusión. También es cierto; no somos buenos diseñando interfaces. Por eso todos los enfoques de Diseño Centrado en el Usuario son iterativos: sabemos que no vamos a encontrar una buena solución a la primera, y por eso vamos probando y refinando hasta encontrar un diseño válido (“somos buenos descubriendo cosas”).

¿Y cuáles son nuestros cisnes negros? Los usuarios: es imposible prever exactamente cómo van a responder los usuarios ante una interfaz (cualquier que haya realizado o presenciado un test de usabilidad lo ha comprobado).

(more…)

Platón tampoco les habría votado

Si creéis que los problemas de la política son algo novedoso, leed lo que escribía hace unos 2.400 años el filósofo griego.

#nolesvotes“Lo mismo que se lleva a los potros adonde hay ruidos y barullo con el fin de comprobar si son espantadizos, igualmente hay que enfrentar a nuestros hombres, cuando son jóvenes, con cosas que provoquen temor y luego introducirlos en los placeres. Con ello los probaremos mucho mejor que al oro con el fuego y comprobaremos si el examinado se muestra incorruptible y decente en todas las situaciones, buen guardián de sí mismo y de la música que ha aprendido, y si se comporta siempre con arreglo a las leyes del ritmo y la armonía; si es, en fin, como debe ser el hombre más útil tanto para sí mismo como para la ciudad. Y al que, examinado una y otra vez, de niño, de muchacho y en su edad viril, salga airoso de la prueba, hay que instaurarlo como gobernante y guardián de la ciudad, concederle en vida dignidades y, una vez difunto, honrar sus despojos con los más solemnes funerales y su memoria con monumentos; pero al que no sea así hay que desecharlo. Tal me parece, Glaucón -concluí-, que debe ser el sistema de selección y designación de gobernantes y guardianes.”

[…] Y así la ciudad nuestra y vuestra vivirá a la luz del día y no entre sueños, como viven ahora la mayor parte de ellas por obra de quienes luchan unos con otros por vanas sombras o se disputan el mando como si éste fuera algún gran bien. Mas la verdad es, creo yo, lo siguiente: la ciudad en que estén menos ansiosos por ser gobernantes quienes hayan de serlo, ésa ha de ser forzosamente la que viva mejor y con menos disensiones que ninguna; y la que tenga otra clase de gobernantes, de modo distinto.

Platón, La República (siglo IV a.C.)

#nolesvotes (consulta las preguntas frecuentes sobre #nolesvotes si tienes dudas)